Goalplan

¿Qué es una landing page y para qué sirve?

¿Qué es una landing page y para qué sirve?

En los últimos días hemos hablado en un par de ocasiones de landings, o landing page, si le mantenemos su apellido. En nuestro anterior post sobre las claves para lanzar una promoción online con éxito afirmábamos que, igual que todos los caminos llevan a Roma, todas las promos llevan a una landing. Y es cierto.

Lo que ocurre es que este camino no es unidireccional, y no todas las landings corresponden a una promo. Por ejemplo, esta semana compartíamos un vídeo en IGTV explicando cómo una landing puede proteger tu cuenta de Instagram de un potencial bloqueo

Entonces, ¿qué es una landing y para qué sirve exactamente? Una landing page es justo lo que su nombre indica, una página de aterrizaje. A continuación te lo explicamos en detalle.

¿Qué es una landing page y para qué sirve?

Una landing page es una página web que normalmente queda fuera de la estructura de nuestra web. El usuario llega a ella a través de un enlace directo, bien al hacer una búsqueda, al hacer clic en un anuncio, un banner o un botón en el que hayamos insertado el link. En cualquiera de los casos, el objetivo de la página es conseguir una determinada acción del usuario que es lo que consideraremos como conversión. 

Además, la página pone el foco en un único tema, producto o servicio.

Por tanto, cuando hablamos de una landing, no debe confundirse con una de las secciones de la web, la home, o una noticia o post del blog. 

El único objetivo de la landing es la conversión: lograr que quienes la visitan realicen la acción que hemos previsto. Así que tanto el contenido (los textos, imágenes, botones…) como la estructura son clave para que funcione y deben seguir unos parámetros concretos, de forma que acompañen al usuario en el proceso mental que le lleve a la acción.

Si piensas que tus clientes son especiales y piensan o actúan de manera diferente al resto, te equivocas. El cerebro humano funciona de manera más predecible de lo que puedas creer y todos respondemos a los mismos estímulos de manera similar. Al menos, en un proceso de este tipo. 

Las visitas que llegan a una landing  es un público cualificado que ya está segmentado, puesto que, como hemos comentado, lo normal es que procedan de un anuncio o una búsqueda. Ya tienen un interés manifiesto por el tema que van a encontrar en la página de destino y lo único que habrá que hacer será “dirigir el tráfico”. Es como el peaje de la autopista, que todos los coches tienen que pasar por él. 

¿Cuándo usar una landing page?

Siempre que quieras que tus visitas realicen una acción concreta. 

Los usos más habituales suelen ser:

  • Para incentivar la compra de un producto o la contratación de un servicio. 
  • Cuando quieres recoger datos para la inscripción de un evento o webinar, por ejemplo. 
  • Uno de los usos más frecuentes es cuando ofreces contenido descargable, infoproductos u otro tipo de incentivo a cambio de la suscripción a tu newsletter o base de datos. 
  • Para confirmar una acción previa, como por ejemplo una suscripción o la participación en una promoción.

Existen más motivos por los que una landing page puede ser una buena opción en casos en los que otra solución (una sección en tu web o un simple e-mail) pueden también resultar válidas:

  • Cuando quieres medir los resultados concretos con respecto a la inversión publicitaria, resulta más fácil la trazabilidad de los resultados utilizando una página externa a tu web.
  • Si lanzas al mercado una oferta o producto “efímero”, que en poco tiempo dejará de estar disponible.
  • Para recoger datos a través de un cuestionario y poder medir y analizar el comportamiento de los encuestados.
  • Si quieres mantener la información sobre un producto o servicio “relativamente accesible”, haciendo necesario conocer la url de la landing page en lugar de acceder desde el menú general de tu web. Así, si lanzas un nuevo producto o servicio, puedes mantenerlo “a salvo” de la competencia durante la fase inicial y evitar que te copien.

En definitiva, siempre que invites al usuario a realizar una acción, una landing puede ser una buena opción, ya que está pensada para focalizar en un tema, producto o servicio, con el objetivo de generar una conversión.

¿Qué entendemos por conversión?

Cuando hablamos de conversión no nos referimos únicamente a una venta o transacción económica. Una conversión puede ser cualquiera de las acciones que el usuario pueda llevar a cabo en la página:

  • Comprar un producto o contratar un servicio.
  • Suscribirse a la newsletter.
  • Dejar sus datos (¡siempre con consentimiento explícito!) para futuras acciones de comunicación o comerciales.
  • Descargarse el contenido que se ofrece en la página.
  • Inscribirse en un evento, un curso o un webinar.
  • Rellenar un formulario o cuestionario sobre un tema de interés.
  • Solicitar información adicional sobre un producto o servicio. 

¿Cómo funciona una landing page?

Una landing page tiene el objetivo concreto de provocar una acción por parte de quien visita la página. Por tanto, el contenido debe servir para gestionar las expectativas que este tiene y garantizar así la conversión. 

Se trata de coleccionar argumentos persuasivos y para ello debemos tener muy claro cómo piensan las personas a las que pretendemos atraer hacia la página. 

No hay que diseñar la página para las personas, sino para el inconsciente de las personas. 


Quienes visiten tu landing page, en principio, ya han mostrado un interés por lo que puede encontrar en ella, ya que habrá llegado a través de un anuncio o una búsqueda en la mayoría de los casos. Ya te ha dicho que quiere saber más, ¡no le hagas pensar!

La estructura de la página y su contenido deben ejercer de guía en el proceso mental de tus visitas desde que llegan hasta que realizan la acción que queremos provocar. Ya nos han dejado claro que les interesa haciendo clic anteriormente. Ahora solo quieren que les acompañes en el camino.

Por eso es muy importante que tu landing responda a las preguntas correctas, tocando los botones emocionales adecuados, mostrando el camino a tu visita a través de todos los elementos que su cerebro requiere transitar antes de tomar acción. 

¿Tienes claro que necesitas una landing page para tu negocio? ¿Piensas que puede ser lo que necesitas pero tienes algunas dudas? Sea cual sea tu situación, estaremos encantados de ponernos el traje de “controlador aéreo” para hacer que tus clientes aterricen en la mejor de las páginas.

¡Escríbenos!

Si te gusta, comparte

Deja un comentario

Your email address will not be published.