Goalplan

6 estrategias en redes sociales pasadas de moda para la Generación Z

6 estrategias en redes sociales pasadas de moda para la Generación Z

La Generación Z es la cohorte demográfica de población que sigue a la generación de los Millenials. La mayoría de especialistas e investigadores considera que esta generación se refiere a los nacidos entre 1995 y 2015.

Se trata de una generación que ha utilizado Internet desde muy joven y la tecnología y los medios sociales son su ámbito natural. De hecho, la Generación Z es la primera generación nativa digital.
Por esta razón, las estrategias de redes sociales que funcionan para la Generación Z son diferentes de las estrategias que en su día atrayeron a los Millenials.

Esta nueva generación se está apoderando del mercado global a medida que crece y alcanza la mayoría de edad.  No en vano muchos sociólogos consideran que podría convertirse en la más influyente de la historia.

Mientras tanto, el 90% de los que pertenecen a esta generación influyen ya en las decisiones de compra de sus padres.

La Generación Z tiene altas expectativas de las marcas y toma decisiones increíblemente rápidas cuando visita una web porque es capaz de determinar con rapidez si lo que tiene delante es de calidad o no.

En este artículo queremos repasar seis estrategias de redes sociales que se han quedado atrás y que, si se piensa en los más jóvenes, podrían hacer que estos se pasasen directamente a la competencia.

  1. Considerar las guías de mejores horas de publicación como un mantra

En muchas ocasiones encontramos en Internet multitud de estudios e informes que se refieren a cuáles son las mejores horas para publicar en redes sociales.

Aunque no está de más tener este tipo de información en cuenta, no conviene abusar ni tomárselo al pie de la letra. Pueden servir como punto de partida, pero sin limitarse.

Los mejores tiempos de publicación pueden ser engañosos porque:

  • Los estudios a menudo se basan en cuando las marcas publican contenido o cuando los usuarios están en línea, en lugar de cuando las personas interactúan con las marcas.
  • Muchas recomendaciones se basan en fechas anteriores. Una guía “2019” puede contener datos de hace tres o seis años, tiempo que resulta todo un mundo en el desarrollo y gestión de social media.
  • La mayoría de recomendaciones se basan en promedios, que pasan por alto las oportunidades que de forma natural se producen en un nicho de mercado con una baja competencia, pero con usuarios muy comprometidos.

Como solución, proponemos actualizar el calendario de publicación en redes sociales con Google Analytics.  Las estadísticas que da Google permite formarse una idea más ajustada de cuál es la mejor hora de publicación.

Por ejemplo, podemos averiguar qué días y qué horas están en línea los seguidores de Facebook, visitando su página de estadísticas. Seguidamente, podemos realizar un test A/B para descubrir cuando es más probable que los usuarios se sientan identificados y se involucren con nuestra marca.

La posibilidad de consultar las estadísticas de Google Analytics y cruzar esos datos con los que ofrecen la página de Facebook (en el caso de Facebook) nos permite hablar con propiedad de datos reales y actualizados que son más confiables que guías de aproximación publicadas meses o años atrás.

 

  1. Centrarse demasiado en la autopromoción

Tanto los Millenials como la Generación Z tienen una muy baja tolerancia hacia las marcas que se autopromocionan constantemente.

Si en las últimas diez publicaciones de tu página de Facebook o cuenta de Instagram de tu empresa hay una amplia mayoría de fotos o videos de tus productos, entonces tu estrategia de marketing en redes sociales está desactualizada.

Si eso está ocurriendo, todavía estamos a tiempo de corregir:

  1. Actualiza tu plan de contenidos en redes sociales. Los Millenials y a la Generación Z quieren sentir que la prioridad de las marcas es cuidarles más allá de su necesidad de ganar dinero. Los seguidores de hoy buscan contenido que informe, entretenga o apoye una causa social.En lugar de autopromocionarse constantemente, las marcas tenemos la posibilidad de alentar el contenido generado por el propio usuario. ¿Sabías que el 40% de los Millenials y la Generación Z espera ver contenido generado por el usuario antes de comprar?

En este sentido, la tipología de contenidos generados por el usuario que mejor funciona son:

  • Opiniones
  • Imágenes
  • Testimonios
  • Videos

Una marca que sabe gestionar muy bien los contenidos generados por el usuario es Netflix. Para promocionar su serie Marie Kondo, la empresa de entretenimiento alentó a sus seguidores a crear publicaciones sobre lo que les causaba alegría.

En este ejemplo, los usuarios que utilizaban el hashtag #gotjoy en sus publicaciones tenían la posibilidad de conocer a Marie Kondo. Por otro lado, ofrecer incentivos como premio es una excelente manera de fomentar el contenido generado por el usuario.

¿Cómo podemos actualizar nuestro plan de contenidos?

  1. Creando encuestas y preguntas. Las encuestas y las preguntas son una manera divertida de conectarse con la audiencia.
  2. Contando historias de otras personas. Compartir historias de otras personas nunca pasa de moda e inspira conversaciones de alto valor añadido.
  3. Compartiendo las últimas noticias y tendencias. Compartir noticias relacionadas con la audiencia es una forma popular de atraer a las audiencias B2B.
  4. Publicando contenido curado relevante. El contenido curado tiene tres grandes propósitos: ayuda a equilibrar los enlaces propios, permite establecer relaciones con otras empresas al compartir contenido y mantiene las páginas frescas y dinámicas.
  5. Apoyando las causas sociales. Hasta ahora los Millenials se sentían atraídos por las marcas que adoptaban una posición social, pero la Generación Z eleva el nivel y espera que las marcas apoyen causas sociales con honestidad.

 

  1. Falsificar Me Gusta, seguidores o Engagement

Pagar o intercambiar información o seguidores para tener un Engagement mayor en redes sociales es una estrategia obsoleta que puede hacer que tanto los Millenials como la Generación Z te prohíban o te rechacen y deseen deshacerte de tus datos.

Aunque existen diferentes maneras de disimular la compra de seguidores falsos en redes sociales, este comportamiento anula el propósito del marketing social porque no ayuda a construir relaciones auténticas con la audiencia.

 

¿Qué no deberíamos hacer en redes sociales?

  • Usar bots que ayudan a aumentar el Engagement.
  • Comprar seguidores.
  • Utilizar cuentas de seguimiento masivo para alentar a los seguidores a seguir, para al día siguiente dejar de ser seguidos.
  • Usar cuentas de seguimiento masivo y no seguimiento de aquellos usuarios que no sean recíprocos con nosotros.
  • Hacer comentarios en masa en las publicaciones de las redes sociales públicas y solicitar que nos sigan.

Inflar nuestras cuentas en redes sociales con información falsa acaba convirtiéndose en un problema, porque los especialistas en marketing no pueden realizar un análisis válido de esa presencia digital: no podrán saber qué motiva a nuestra audiencia, qué programa de publicación funciona mejor o quienes son los mayores admiradores.

Como solución proponemos actualizar el enfoque con conversaciones significativas. Aunque es bueno ampliar el alcance, es importante recordar que el desarrollo de conversaciones significativas es la prioridad.

Podemos alcanzar un mayor nivel de compromiso de nuestros usuarios si los convertimos en protagonistas, dando voz a sus propios contenidos y opiniones.

Es mejor tener un cliente que nos valora que cien seguidores distantes. El esfuerzo para con los seguidores debe centrarse en aquellos que sean activos y comprometidos.

Conviene seguir solamente las cuentas legítimas que sean relevantes para nuestra marca y trabajar para desarrollar conexiones genuinas al inspirar conversaciones significativas.

Para evitar caer en la trampa de los “Me gusta”, recomendamos crear una estrategia en la que pongamos los objetivos por escrito, acción que ayuda a mantenerse en el camino durante las etapas de planificación y ejecución.

 

  1. Quedarse atrapado en Facebook

Las redes sociales van mucho más allá de Facebook. No deberíamos poner toda nuestra atención solamente en esta red social. Aunque Facebook es la más grande, YouTube, en segunda posición, es la favorita de la Generación Z. Algunos expertos predicen incluso que en el futuro Instagram puede llegar a superarlas.

Por otro lado, este año se espera el surgimiento de nuevas plataformas sociales, que podrían tener una mejor acogida entre los más jóvenes, de manera que centrarse solamente en una o dos redes puede significar perder oportunidades.

Como solución proponemos actualizar nuestras redes sociales a 2019, alineando nuestros canales de más activos con nuestro público objetivo.

La Generación Z prefiere YouTube, pero es cierto que recurre a Instagram para descubrir nuevas marcas y productos. A los Millenials, por ejemplo, les gusta más Facebook, pero el 22% de ellos eligen a Instagram como su canal favorito de redes sociales.

Mientras la generación anterior a los Millenials prefiere Facebook, LinkedIn es la favorita para las empresas B2B, porque en ella se concentran las mayores oportunidades de negocio.

 

  1. Confiar totalmente en el alcance orgánico

El alcance orgánico ya no es efectivo si no se acompaña de publicidad para mejorarlo.

Si bien las publicaciones orgánicas son cruciales para construir relaciones con la audiencia, los algoritmos requieren que se publiquen anuncios pagados para que las publicaciones de las empresas se visualicen en los muros de los usuarios.

Como solución proponemos actualizar la estrategia orgánica con acciones de pago en redes sociales, pues cada vez es más difícil llegar a una gran audiencia si las propias redes sociales limitan ese alcance orgánico.

Las redes sociales como Facebook, Instagram y Pinterest hace un tiempo que facilitan la inserción de anuncios en sus “muros”. El rango de precios está al alcance de la mayoría de las pequeñas empresas y la segmentación, aunque puede parecer sofisticada, es fácil de gestionar.

 

  1. Falta de diversidad

Si nuestra imagen de marca no incluye una variedad de culturas o modelos de familia y relaciones personales diversas, corremos el riesgo de perder audiencia entre los más jóvenes.

Como solución proponemos revisar los canales de comunicación de nuestra empresa, haciéndonos las siguientes preguntas:

  • ¿Las imágenes de nuestra marca reflejan la diversidad de culturas que existen?
  • ¿Abrazamos un enfoque diverso en nuestra campaña de influencers?
  • ¿Nuestros servicios y productos atienden a personas de todas las culturas?

Si hemos respondido que no a alguna de estas preguntas, es el momento de replantearse las políticas de la empresa.

¿Qué te parecen estas seis estrategias en redes sociales pasadas de moda para la Generación Z? ¿Todavía aplicas alguna en tu empresa? Si necesitas ponerte al día en tu estrategia de redes sociales o actualizar el enfoque de tu plan de contenidos, puedes ponerte en contacto con nosotros sin compromiso. ¡Estaremos encantados de hablar contigo!

Fuente: Social Media Week

Si te gusta, comparte

Deja un comentario

Your email address will not be published.